«Y así te digo que si tú pretendieres que yo pierda la castidad,tendré dos coronas en el cielo: una de casta y otra por haber recibido fuerza defendiendo la castidad.»

Santa Lucía
Lucía de Siracusa (Siracusa, 283-304). Patrona de los ciegos, abogada de los problemas de la vista y ejemplo de fortaleza y lucha abnegada, Lucía sufrió tormento y tortura y acabó dando su vida por su fe en Jesús en los tiempos más oscuros del cristianismo: la persecución del emperador romano Diocleciano.

 Volver
VIDAS DE SANTOS-Oferta -1